lunes, 18 de junio de 2007

Gran Hermano SuperHeroes /// El arte del regateo.

Gran Hermano SuperHeroes.
Que pasaria si convivieran muchos superheroes en una misma casa al mas puro estilo Gran Hermano? En este Sketch se ve:




El arte del regateo:
Tengo la teoría de que nada de lo que compramos sale realmente lo que nos dicen. Todo podría salir menos. A veces, tenemos la chance de terminar pagando menos, por ejemplo cuando hacen descuento por pago en efectivo. En general, esa chance no existe y se paga lo que nos piden.Pero en otras oportunidades, las menos, esa posibilidad hay que crearla. La chance está, pero hay que saber verla. Y no cualquiera la puede percibir. Para ello, hay que dominar el arte del regateo, que creo llevar en los genes. Antes de desmenuzar las diferencias entre pedir descuento y regatear y sobre los elementos teóricos/prácticos del regateo, es hora de hacer la primera aclaración: para mi, ninguna transacción está completa si no se intenta pagar menos de lo que se pide.
Regateo no es pedir descuento.
Hagamos una primera distinción, para entender de qué estamos hablando. Regatear el precio no quiere decir pedir un descuento. Eso lo haría cualquiera. Se recomienda siempre preguntar si hay descuento por pago en efectivo, por ejemplo. Hace poco me hicieron el 20% en un local de ropa sólo por haber preguntado. Si hubiese pecado de timorato, el descuento no hubiera llegado.También se pueden emplear otras pequeñas tácticas (que ya se acercan un poco al regateo) como son pedir 'descuento por regalo de cumpleaños' o 'descuento por regalo de aniversario'. No importa si existe tal fecha onomástica o si se tiene pareja, son pequeñas mentiras que nos pueden llevar a pagar menos. Y no me vengan con que eso es de miserable o de avaro, porque todos estamos muy contentos cuando pagamos menos. Pero el regateo es mucho más que eso.
Puesta en escena
El momento del regateo nos obliga a poner en juego diferentes disciplinas, que debemos dominar: actuación, retórica y matemáticas son las tres principales. Debemos ser firmes, pero no agresivos. Ingeniosos, pero no soberbios. Pícaros, pero no sobradores. Convincentes, pero no insistentes.
Los mejores regateos en mi vida se los he visto a mis viejos. Estábamos en un negocio mirando unos zapatos, que se ve que estaban un poco caros.Mi viejo intentaba decirle cuánto estaba dispuesto a pagar, pero el vendedor no quería saber nada con el descuento. Así que, nos dice a todos 'hagamos como que nos vamos'. Cuando nos estábamos por ir, nos llamaron y se acordó el precio que quería mi viejo.
Lección 1º: es clave el amague de abandonar la operación en caso de que no se oiga nuestro reclamo. Pero hay que llevarlo hasta las últimas consecuencias. El año pasado hice el amague en un negocio del Once y cuando ya estaba cruzando la puerta, me di cuenta que nadie me estaba diciendo 'bueno, vení, te hago el 10%'. Así que me tuve que ir, esa vez, derrotado.
Otro tipo de regateo son en las inmobiliarias en donde se usa las frases 'esta es mi última oferta' o bien 'convengamos que la casa tiene como 100 años, que es oscura y que por algo está a la venta hace dos años y nadie la compra' (todas mentiras).
Lección 2º: extremar el discurso, decir que se vio casi el mismo producto a menos precio, ser firme y amable al mismo tiempo es posible. Todos aquellos negocios de servicios, que fijan el precio según el trabajo que tienen que hacer son ideales para regatear. Service de electrodomésticos, casas de marcos, costureras son lugares ideales para ir practicando para las grandes batallas. La semana pasada mandé a enmarcar una lámina e implementé un gran recurso que siempre hay que tener a mano, que es el silencio. Cuando la mina me dijo el precio que prentendía por su trabajo, me quedé mudo, mirándola unos segundos a los ojos. Hay que sostener ese momento todo lo que se pueda. El paso siguiente es hacerse el pensativo y decir 'la verdad, es que tenía pensado gastar menos'. Y ahí hay que generar un nuevo silencio, para ver qué propuesta viene del otro lado. En esa casa de marcos, lógicamente, obtuve una nueva victoria, no tan amplia como esperaba, pero victoria al fin.
Además, regatear es divertido. Es jugar a hacerse el enojado, el preocupado y luego reentablar la relación con el vendedor cuando nos dicen un precio más bajo. Pero, cuidado, que el regateo no es para cualquiera. Si no se tienen las agallas suficientes, mejor no encarar esta misión, pagar lo que se pide y pedir que lo envuelvan para regalo.
Nota: no quiero dejar de mencionar a mi adorada Tía "xxxx" como una regateadora profesional. Con ella compramos las telas en el Once con las que luego me hizo las cortinas (es costurera). En el highlight de la tarde, la vi amenazando al vendedor con hablar con el dueño, que supuestamente era conocido suyo, en caso de que no le bajara ese precio tan alto que le estaba pidiendo.

6 comentarios:

Natalia80 dijo...

Muy buena lección!!! A mí me cuesta regatear, pero mi mamá y mi tía son profesionales en eso. Siempre que vamos a comprar algo por Once, ella y mi tía piden que nos hagan el precio por mayor "porque trabajamos acá cerca". Siempre trabajan cerca de todos los negocios!!!! :P Y siempre les hacen descuento. Así que hay que saber hacer esas cosas.

viky_z dijo...

Jajaja...¡¡sos tan rata como mis viejos!! XD Todo un experto :P
Yo no llego a eso chee. Saludos.

Paula dijo...

pasaba a saludarte! y.. siempre he tenido la misma teoría jajaja

Pablo dijo...

jaja como me rei con los superamigos, batman siempre se escaba cuando la apura la mujer maravilla.
muy bueno el video.


yo no se regatear, me tenes que enseñar XD.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay que decir que "The Real World: Metropolis" estuvo muy bueno...y vaya avance el del próximo episodio.

Sobre el tema del regateo...no lo domino para nada, principalmente porque no soy de posturas cambiantes en poco rato; mi papá es más hábil para esas cosas, sobre todo con tanto que comprar a veces (y un poco de efectivo siempre ayuda cuando todos compran con tarjetas).

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Hola!! pasaba a saludarte, nenito..y a escribirte como lo prometí un día. En cuanto a la lección..me parece q lo q pone en evidencia q sos un rata jeje.Pero hablando en serio, está muy bueno tu sitio, me entretuve con lo q estuviste escribiendo..así voy a pasar más seguido. Te mando un beso y nos vemos por ahí como siempre

Mariel